GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

Sufrir con los inmigrantes

Joven sacerdote colombiano da su experiencia en Estados Unidos

BRIGDEPORT, lunes 12 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- "Sacerdote que no ama a María no puede seguir las virtudes que Dios tanto amó en ella", recuerda constantemente el padre Ericson Orozco.

Nacido en Manizales, Colombia, tiene 37 años y diez como presbítero. Es el administrador de la parroquia Saint Charles Borromeo, ubicada en la localidad de Brigdeport, en el estado de Connecticut (Estados Unidos). También se encarga de la comunidad hispana, bastante amplia en este sector.

Hombres que emigran, fe que permanece

"Aquí hay un trabajo que yo llamo misionero", asegura el sacerdote en diálogo con ZENIT. Pese a que el condado de Fairfield, donde queda ubicada esta diócesis, es uno de los más ricos de Estados Unidos.

Acoger a los inmigrantes, forzados a dejar su patria por las difíciles condiciones económicas y sociales, es una de sus tareas.

"Económicamente hablando, la comunidad es pobre, lucha cada día por sobrevivir; ahora, con las leyes de inmigración y la situación de ilegalidad - aunque considero que no existen los seres humanos ilegales - experimentan una fuerte crisis de identidad", dice. "La diócesis está tratando de abrir las puertas de las Iglesias para ellos".

En medio de su trabajo pastoral. el Padre Orozco busca resaltar las devociones de cada país de origen. "Celebramos las advocaciones marianas y de cada nación. Eso mantiene viva la fe de los latinoamericanos que es tan del corazón para que no pierdan el puente con la fe que han dejado".

"Cireneo" para los inmigrantes

"A veces me siento indefenso", confiesa el sacerdote "porque las leyes son estrictas y muchos de los hermanos viven el drama de la deportación, de tenerse que ocultar e ir a un juzgado".

Sin embargo, testimonia: "La gente en el sufrimiento, descubre a un Jesús mas íntimo, es la oportunidad que tenemos para hablarle del verdadero Jesús vivo y resucitado que los llama a un cambio de vida, a acercarse a los sacramentos como fuente de fuerza, salvación y conversión".

Pero el padre Orozco es consciente de que su misión va más allá del acompañamiento espiritual y recuerda lo más hermoso de su vocación: "El sacerdote es aquel que trae a Cristo y lo hace presente, es quien trae la gracia por medio de la consagración del pan y el vino".

"El milagro más grande no es que Dios nos salve de un cáncer, nos dé empleo sino que Cristo en la eucaristía se hace de nuevo presente vivo y resucitado. De ahí se desprende lo demás".

La parroquia de Saint Charles se conoce en el sector por ser muy activa. Los fieles llevan mercados a las familias necesitadas. Cuando hay catástrofes naturales en Latinoamérica, organizan colectas de dinero y ropa, trabajan en la pastoral carcelaria,"a veces nos llegan cartas de presos agradeciendo", dice el Padre. Hay también grupos juveniles, misa de niños, eucaristía de sanación y catequesis bilingüe .

Sin embargo para el sacerdote es fundamental que este trabajo no sea un mero asistencialismo social y que siempre esté acompañado de la oración.

Por ello, promueve también un grupo de la Divina misericordia, otro de la Legión de María, jornadas de adoración al santísimo por las vocaciones - especialmente por los religiosos que se encuentran en crisis -, devoción al Sagrado Corazón los primeros viernes de cada mes y el rezo del rosario los sábados .

"Si una comunidad no ora por sus ministros no se merece santos sacerdotes", dice el Padre. "La gente es muy estricta con el sacerdote y con razón porque es otro Cristo pero lastimosamente por los escándalos, los medios que le ponen morbo y la gente pierde la fe".

"Muchos tienen la fe en el sacerdote", reflexiona el padre Ericson. "Es algo bueno y malo porque uno debe tener fe en alguien pero cuando vienen estos errores la gente tiende a apartarse".

"Un buen sacerdote puede convertir diez personas pero uno que no vive su vocación puede perder a mil fieles", dice el padre. Por lo que concluyó diciendo que en este año sacerdotal "Hay que pedirle al Señor no tanto que nos envíe muchos servidores sino que sean imitadores de su amor. Buenos y santos sacerdotes".

[Por Carmen Elena Villa]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores